post-tittle

Retos que enfrentarán los desarrolladores de aplicaciones móviles

Por: Reclu IT

11 de octubre de 2017

Los desarrolladores móviles están en auge, ya que si las previsiones sobre movilidad se cumplen, gran parte del negocio de cualquier tipo de empresa dependerá del correcto funcionamiento de sus aplicaciones, por lo que garantizar la calidad de las mismas se convierte en un factor prioritario a la hora de asegurar la competitividad de la organización.

Es un hecho que uno de los desafíos fundamentales al que tienen que hacer frente las organizaciones en la actualidad es el de la Movilidad. No en vano, según afirma Gartner en su estudio Market Guide for Mobile Application Testing Services, el 70% de las interacciones que se llevarán a cabo en 2022 tendrán lugar sobre un dispositivo móvil, y en 2020 ya habrá 21.000 millones de dispositivos conectados.

Si esa previsión se cumple, gran parte del negocio de cualquier tipo de empresa dependerá del correcto funcionamiento de sus aplicaciones móviles, por lo que garantizar la calidad de las mismas se convierte en un factor prioritario a la hora de asegurar la competitividad de la organización. La actividad de testing es uno de los factores más relevantes dentro del proceso de desarrollo de software, sin embargo, la actividad de pruebas en un entorno móvil presenta ciertas singularidades.

Con este panorama, el testing incrementa, si cabe, su protagonismo en el desarrollo de aplicaciones móviles, comenzando en las fases más tempranas y extendiéndose a lo largo de todo el proceso. La ejecución de pruebas de forma continua es la única fórmula posible para poder asegurar la calidad de la aplicación teniendo en cuenta, precisamente, su contexto móvil y considerando el cumplimiento de las características de funcionalidad, usabilidad, seguridad y rendimiento que garanticen el resto de requisitos. No olvidemos que finalmente el objetivo que debemos tener siempre en mente es desarrollar una aplicación móvil que permita a la empresa propietaria incrementar sus ventas, mejorar la reputación de marca, cumplir las expectativas de los usuarios y minimizar el tiempo de aprobación de la aplicación en las diferentes market stores, es lo que nos comparte Raquel Jiménez, Head of Applications Services de MTP, MTP International. Digital Business Assurance.

Esta actividad de aseguramiento de la calidad debe incorporar, en primer lugar, una serie de pruebas funcionales, que se llevan a cabo considerando las características propias de los diferentes dispositivos. Asimismo, es necesario observar el comportamiento y los posibles fallos de la aplicación cuando la transacción u operación pueda verse afectada por una situación de batería baja, entrada de llamadas o mensajes mientras se lleva a cabo una operación con la misma o corte en la comunicación.

Por otra parte, la característica de usabilidad adquiere especial relevancia cuando se dirige a dispositivos móviles. Aquí, las pruebas deben orientarse a comprobar que su diseño e interfaz resulten sencillos e intuitivos, así como que el flujo de comunicación entre la aplicación y el usuario se establezca de forma natural y lógica. También es conveniente prestar atención a los caracteres especiales de escritura de los diferentes idiomas, las monedas de cada país, los formatos de códigos postales, fechas, direcciones, números de teléfonos…, asegurando su correcta visualización dependiendo de la zona geográfica en la que se encuentre el usuario en cada momento.

Por otra parte, con el fin de prevenir errores que causen el abandono de la aplicación debido a caídas o a un tiempo excesivo en su ejecución, lo más apropiado es acudir a las pruebas de rendimiento. Un alto consumo de batería, la velocidad a la que se desarrolla la aplicación dependiendo del navegador utilizado o las características de cada sistema operativo, pueden ser factores que influyan de forma decisiva en este apartado.

El comportamiento de una aplicación móvil también preocupa al usuario desde el punto de vista de la seguridad, ya que estarán disponibles en dispositivos que pueden ser susceptibles de robo o de uso fraudulento. En este sentido, resulta imprescindible asegurar, entre otros factores, que la app mantenga la confidencialidad de los datos privados facilitados, la verificación de que el usuario es quien dice ser, los diferentes perfiles que puede tener un usuario dentro de la misma aplicación o el autoguardado de un histórico de operaciones o actividades realizadas.

Finalmente, en lo que al desarrollo de aplicaciones móviles se refiere, aún queda un factor a tener en cuenta. En su informe, Gartner dice que “Dado que las aplicaciones móviles impulsan el negocio digital y el éxito está determinado por la experiencia del usuario, las aplicaciones móviles suelen estar lideradas por las unidades de negocio en lugar de por los departamentos de TI”. Esta realidad supone un cambio en las estrategias tradicionales de desarrollo, en las que los equipos implicados venían trabajando de forma aislada. La solución pasaría por la incorporación de nuevos modelos y técnicas de trabajo, como DevOps y Agile, que faciliten la colaboración de todos las partes implicadas, agilicen y flexibilicen los procesos y garanticen la calidad final del aplicativo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Campos obligatorios(*)
post-tittle

Retos que enfrentarán los desarrolladores de aplicaciones móviles

Por: Reclu IT

11 de octubre de 2017

Los desarrolladores móviles están en auge, ya que si las previsiones sobre movilidad se cumplen, gran parte del negocio de cualquier tipo de empresa dependerá del correcto funcionamiento de sus aplicaciones, por lo que garantizar la calidad de las mismas se convierte en un factor prioritario a la hora de asegurar la competitividad de la organización.

Es un hecho que uno de los desafíos fundamentales al que tienen que hacer frente las organizaciones en la actualidad es el de la Movilidad. No en vano, según afirma Gartner en su estudio Market Guide for Mobile Application Testing Services, el 70% de las interacciones que se llevarán a cabo en 2022 tendrán lugar sobre un dispositivo móvil, y en 2020 ya habrá 21.000 millones de dispositivos conectados.

Si esa previsión se cumple, gran parte del negocio de cualquier tipo de empresa dependerá del correcto funcionamiento de sus aplicaciones móviles, por lo que garantizar la calidad de las mismas se convierte en un factor prioritario a la hora de asegurar la competitividad de la organización. La actividad de testing es uno de los factores más relevantes dentro del proceso de desarrollo de software, sin embargo, la actividad de pruebas en un entorno móvil presenta ciertas singularidades.

Con este panorama, el testing incrementa, si cabe, su protagonismo en el desarrollo de aplicaciones móviles, comenzando en las fases más tempranas y extendiéndose a lo largo de todo el proceso. La ejecución de pruebas de forma continua es la única fórmula posible para poder asegurar la calidad de la aplicación teniendo en cuenta, precisamente, su contexto móvil y considerando el cumplimiento de las características de funcionalidad, usabilidad, seguridad y rendimiento que garanticen el resto de requisitos. No olvidemos que finalmente el objetivo que debemos tener siempre en mente es desarrollar una aplicación móvil que permita a la empresa propietaria incrementar sus ventas, mejorar la reputación de marca, cumplir las expectativas de los usuarios y minimizar el tiempo de aprobación de la aplicación en las diferentes market stores, es lo que nos comparte Raquel Jiménez, Head of Applications Services de MTP, MTP International. Digital Business Assurance.

Esta actividad de aseguramiento de la calidad debe incorporar, en primer lugar, una serie de pruebas funcionales, que se llevan a cabo considerando las características propias de los diferentes dispositivos. Asimismo, es necesario observar el comportamiento y los posibles fallos de la aplicación cuando la transacción u operación pueda verse afectada por una situación de batería baja, entrada de llamadas o mensajes mientras se lleva a cabo una operación con la misma o corte en la comunicación.

Por otra parte, la característica de usabilidad adquiere especial relevancia cuando se dirige a dispositivos móviles. Aquí, las pruebas deben orientarse a comprobar que su diseño e interfaz resulten sencillos e intuitivos, así como que el flujo de comunicación entre la aplicación y el usuario se establezca de forma natural y lógica. También es conveniente prestar atención a los caracteres especiales de escritura de los diferentes idiomas, las monedas de cada país, los formatos de códigos postales, fechas, direcciones, números de teléfonos…, asegurando su correcta visualización dependiendo de la zona geográfica en la que se encuentre el usuario en cada momento.

Por otra parte, con el fin de prevenir errores que causen el abandono de la aplicación debido a caídas o a un tiempo excesivo en su ejecución, lo más apropiado es acudir a las pruebas de rendimiento. Un alto consumo de batería, la velocidad a la que se desarrolla la aplicación dependiendo del navegador utilizado o las características de cada sistema operativo, pueden ser factores que influyan de forma decisiva en este apartado.

El comportamiento de una aplicación móvil también preocupa al usuario desde el punto de vista de la seguridad, ya que estarán disponibles en dispositivos que pueden ser susceptibles de robo o de uso fraudulento. En este sentido, resulta imprescindible asegurar, entre otros factores, que la app mantenga la confidencialidad de los datos privados facilitados, la verificación de que el usuario es quien dice ser, los diferentes perfiles que puede tener un usuario dentro de la misma aplicación o el autoguardado de un histórico de operaciones o actividades realizadas.

Finalmente, en lo que al desarrollo de aplicaciones móviles se refiere, aún queda un factor a tener en cuenta. En su informe, Gartner dice que “Dado que las aplicaciones móviles impulsan el negocio digital y el éxito está determinado por la experiencia del usuario, las aplicaciones móviles suelen estar lideradas por las unidades de negocio en lugar de por los departamentos de TI”. Esta realidad supone un cambio en las estrategias tradicionales de desarrollo, en las que los equipos implicados venían trabajando de forma aislada. La solución pasaría por la incorporación de nuevos modelos y técnicas de trabajo, como DevOps y Agile, que faciliten la colaboración de todos las partes implicadas, agilicen y flexibilicen los procesos y garanticen la calidad final del aplicativo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Campos obligatorios(*)

Política de privacidad de www.recluit.mx

Para recibir la información sobre sus Datos Personales, la finalidad y las partes con las que se comparte,
contacten con el Propietario.