post-tittle

¿Cuál es la situación de la mujer emprendedora en las TI?

Por: Reclu IT

11 de enero de 2016

En las últimas décadas el rol de las mujeres en el mundo laboral y de los negocios se transformó por varias razones. En América Latina, este cambio está en marcha, pero queda un largo camino por recorrer, nos dice Susana García Robles, Oficial Principal de inversiones a cargo del Grupo de Financiamiento en Etapas Tempranas del FOMIN/BID (Fondo Multilateral de Inversiones/Banco interamericano de Desarrollo).

En el mundo, poco a poco se va aceptando la idea de que incorporar a las mujeres en los negocios y en cargos directivos resulta en equipos más creativos y complementarios. Se considera que la visión de ellas ayuda a las empresas a llegar más lejos, y al hacerlas partícipes en el mundo laboral genera que las empresas estén mejor administradas y sean más exitosas, dando como resultado el “dividendo de género”.

Sin embargo, cuando analizamos el rol de la mujer en la creación de empresas de tecnología de punta, se ve una marcada diferencia en el número de mujeres al frente de ellas, en comparación a sus pares emprendedores.

En el mundo de la tecnología las mujeres están más presentes como consumidoras (actúan más tiempo en las redes sociales, usan más los dispositivos móviles, consumen más noticias e interactúan más con las marcas), pero su presencia como profesionales en el sector en Europa y Estados Unidos no suele superar el 25%.

En América Latina y el Caribe, su participación es aún menor, y además concepciones culturales muy arraigadas todavía llevan a pensar que el rol de las mujeres está lejos de los negocios, y sobre todo de estos mercados clave.

¿Hay sectores que marginan a las mujeres?

En Europa solo 9 de cada 100 desarrolladores son mujeres, y el porcentaje de mujeres que abandonan las compañías tecnológicas es el doble que el de los hombres, a causa de “las condiciones de trabajo” (30%) y la (poca) “integración con la vida personal” (27%) como principales factores”, señala el reporte “Why Women Leave IT.”

En América Latina, esta polarización de los sectores parece más acentuada. Según el estudio de EY encargado por el FOMIN: “WeGrow: Liberando el Potencial de Crecimiento de las Emprendedoras en América Latina y el Caribe”, que compara las oportunidades y desafíos de emprendedoras y emprendedores de la región; mientras que el 40% de los hombres se apunta en sectores tecnológicos (Computadoras, Internet, Software), sólo están allí el 6% de las mujeres.

Por el contrario, el 40% de ellas se orienta a Servicios, Retail o Alimentos y Bebidas, sectores que atraen a sólo el 11% de los hombres. El estudio señala que esto sucede porque cada uno se vuelca a los mercados que mayores oportunidades les ofrecen. De esta manera, las mujeres se inclinan más por los negocios “lifestyle”, que quizás no presentan tantas expectativas de alto crecimiento y globalización.

Es bueno señalar, sin embargo, que como contracara, las aceleradoras de negocios están impulsando mucho el emprendimiento femenino en tecnología, una acción que merece nuestros aplausos.

Por todo esto, en definitiva, podemos imaginar para el futuro un ecosistema de emprendimiento más equitativo, donde ya se tienen muchas historias de éxito, y donde no hacen falta tantas iniciativas específicas para la mujer, porque de a poco se va desarrollando una “ceguera de género”, en la que da igual que seas varón o mujer, los inversores te consideran por lo que ofreces y no por tu sexo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Campos obligatorios(*)
post-tittle

¿Cuál es la situación de la mujer emprendedora en las TI?

Por: Reclu IT

11 de enero de 2016

En las últimas décadas el rol de las mujeres en el mundo laboral y de los negocios se transformó por varias razones. En América Latina, este cambio está en marcha, pero queda un largo camino por recorrer, nos dice Susana García Robles, Oficial Principal de inversiones a cargo del Grupo de Financiamiento en Etapas Tempranas del FOMIN/BID (Fondo Multilateral de Inversiones/Banco interamericano de Desarrollo).

En el mundo, poco a poco se va aceptando la idea de que incorporar a las mujeres en los negocios y en cargos directivos resulta en equipos más creativos y complementarios. Se considera que la visión de ellas ayuda a las empresas a llegar más lejos, y al hacerlas partícipes en el mundo laboral genera que las empresas estén mejor administradas y sean más exitosas, dando como resultado el “dividendo de género”.

Sin embargo, cuando analizamos el rol de la mujer en la creación de empresas de tecnología de punta, se ve una marcada diferencia en el número de mujeres al frente de ellas, en comparación a sus pares emprendedores.

En el mundo de la tecnología las mujeres están más presentes como consumidoras (actúan más tiempo en las redes sociales, usan más los dispositivos móviles, consumen más noticias e interactúan más con las marcas), pero su presencia como profesionales en el sector en Europa y Estados Unidos no suele superar el 25%.

En América Latina y el Caribe, su participación es aún menor, y además concepciones culturales muy arraigadas todavía llevan a pensar que el rol de las mujeres está lejos de los negocios, y sobre todo de estos mercados clave.

¿Hay sectores que marginan a las mujeres?

En Europa solo 9 de cada 100 desarrolladores son mujeres, y el porcentaje de mujeres que abandonan las compañías tecnológicas es el doble que el de los hombres, a causa de “las condiciones de trabajo” (30%) y la (poca) “integración con la vida personal” (27%) como principales factores”, señala el reporte “Why Women Leave IT.”

En América Latina, esta polarización de los sectores parece más acentuada. Según el estudio de EY encargado por el FOMIN: “WeGrow: Liberando el Potencial de Crecimiento de las Emprendedoras en América Latina y el Caribe”, que compara las oportunidades y desafíos de emprendedoras y emprendedores de la región; mientras que el 40% de los hombres se apunta en sectores tecnológicos (Computadoras, Internet, Software), sólo están allí el 6% de las mujeres.

Por el contrario, el 40% de ellas se orienta a Servicios, Retail o Alimentos y Bebidas, sectores que atraen a sólo el 11% de los hombres. El estudio señala que esto sucede porque cada uno se vuelca a los mercados que mayores oportunidades les ofrecen. De esta manera, las mujeres se inclinan más por los negocios “lifestyle”, que quizás no presentan tantas expectativas de alto crecimiento y globalización.

Es bueno señalar, sin embargo, que como contracara, las aceleradoras de negocios están impulsando mucho el emprendimiento femenino en tecnología, una acción que merece nuestros aplausos.

Por todo esto, en definitiva, podemos imaginar para el futuro un ecosistema de emprendimiento más equitativo, donde ya se tienen muchas historias de éxito, y donde no hacen falta tantas iniciativas específicas para la mujer, porque de a poco se va desarrollando una “ceguera de género”, en la que da igual que seas varón o mujer, los inversores te consideran por lo que ofreces y no por tu sexo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Campos obligatorios(*)

Política de privacidad de www.recluit.mx

Para recibir la información sobre sus Datos Personales, la finalidad y las partes con las que se comparte,
contacten con el Propietario.